… en paz!

Posted: November 18, 2010 in Exhorta Youth

Hace exactamente un año atrás, el domingo antes de Thanksgiving en la noche, estaba sentada en el Aeropuerto Ronald Regan National en Washington, DC. Había estado presentando seminarios todo el fin de semana y estaba muy cansada. El aeropuerto estaba repleto, digno de la época y mi vuelo no saldría sino hasta en tres horas (sí, llegué temprano!) Como no habían sillas disponibles, me senté en el piso. No había lugar para conectar la computadora, el teléfono estaba actuando “funny” así que… así que me dediqué a analizar a la gente a mi alrededor.

Una joven se sentó frente a mi y casi de inmediato se quedo dormida, dos señoras a mi lado hablaban de sus planes de Thanksgiving y como cada una de ellas iría a visitar a su familia desde el miércoles. La una le contaba a la otra todo lo que tenia planificado decirle a la esposa de un primo, que ya nadie en la familia tolera. La otra le decía que ella a quien no toleraba más era a su esposo. Otra señora, a quien había visto caminar tras de mi en el terminal, se sentó cerca de mi y por teléfono le contaba a una amiga como estaba huyendo de su marido, quien al parecer le fue infiel con alguien que tiene 3 hijos de diferentes padres. La mujer estaba devastada, y cuando le tocó describir su conversación con la llamada “tipa esa”, de 5 palabras, ella saco unas 4 que no puedo decir aquí.

Todo el mundo reaccionando a sus problemas de forma violenta, con un nivel de rencor mas allá de lo imaginable. Traté por un segundo de ponerme en el lugar de las mujeres discutiendo sobre lo que le dirían a los familiares, a quienes ya no aprecian… y no pude relacionarme con ellas; la verdad es que no estaba esperando pasar los días festivos peleando con nadie y mucho menos con mi familia. Entonces traté de ponerme en el lugar de la pobre mujer que huía de su marido y no pude relacionarme con ella porque donde ella veía desgracia… yo veía una oportunidad. Finalmente miré a la chica frente a mi. Ella, aun después de todo lo que pasaba, estaba durmiendo. Durmiendo! Con tanto ruido, durmiendo! Con tanto chisme, durmiendo!

Aunque me vi tentada a tocarla para estar segura que estaba viva todavía, no lo hice. Tan solo me le quedé viendo fijamente, a ver si “el poder de mi mente” la podía despertar. Pero no funcionó. Me pregunté si era que estaba tan cansada de su propia novela que ya no resistía a escuchar la de alguien mas. O mejor aun, si quizás estaba tan tranquila porque, a pesar de todo lo que le pudiera estar pasando ella, sabiendo que no tenia el poder de cambiar las circunstancias, estaba en paz. En paz!

Me pregunto que hubiera hecho José durante las horas que estuvo dentro del pozo. Habrá tramado algún plan para vengarse de sus hermanos? (como la mujer del marido infiel) Habrá escrito en su mente una lista de palabrotas para recitárselas a sus hermanos? (como la otra señora en el aeropuerto) Habrá practicado una actitud corporal para demostrarle a todos cuan fuerte era ahora que había pasado por semejante prueba? O si simplemente, habrá descansado… aun con miedo, pero confiado en que Dios tenia un plan.

Cuando leo que José fue vendido y llevado a Egipto como esclavo, me estremezco porque…

 

– El titulo del tema completo es “Y El se levanto”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s